35 Versículos Bíblicos de Aliento

35 Versículos Bíblicos de Aliento

La palabra de Dios es el primer lugar al que debemos acudir en momentos de prueba o dificultad.

A continuación te dejamos un listado de versículos de animo y aliento:

Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.
Josue 1:5

Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.
Isaias 41:10

Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra. No permitirá que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida.
Salmos 121:2-3

Porque nada hay imposible para Dios.
Lucas 1:37

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Juan 16:33

Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará.
Salmos 37:5

No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también en mí.
Juan 14:1

Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.
Mateo 11:28

Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.
Isaias 40:31

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad.
Salmos 46:1

Los reyes te adoptarán como hijo, y sus reinas serán tus nodrizas. Se postrarán ante ti rostro en tierra, y lamerán el polvo que tú pises. Sabrás entonces que yo soy el Señor, y que no quedarán avergonzados los que en mí confían.
Isaias 49:23

Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne.
Salmos 65:2

El Señor es bueno, un refugio seguro cuando llegan dificultades. Él está cerca de los que confían en él.
Nahum 1:7

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.
Salmos 4:8

Entonces ustedes me invocarán, y vendrán a suplicarme, y yo los escucharé.
Jeremias 29:12

¡Enemigos míos, no se regodeen de mí! Pues aunque caiga, me levantaré otra vez. Aunque esté en oscuridad, el Señor será mi luz.
Miqueas 7:8

Escucha, oh Dios, la voz de mi queja; protégeme del temor al enemigo.
Salmos 64:1

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.
Juan 15:7

Se alista al caballo para el día de la batalla, pero la victoria depende del Señor.
Proverbios 21:31

Pero el Señor vela por los que le temen, por aquellos que confían en su amor inagotable.
Salmos 33:18

Y a ustedes que sufren, les dará descanso, lo mismo que a nosotros. Esto sucederá cuando el Señor Jesús se manifieste desde el cielo entre llamas de fuego, con sus poderosos ángeles
2 Tesalonicenses 1:7

Dijo: «¡Escuchen habitantes de Judá y de Jerusalén! ¡Escuche, rey Josafat! Esto dice el Señor: “¡No tengan miedo! No se desalienten por este poderoso ejército, porque la batalla no es de ustedes sino de Dios.
2 Crónicas 20:15

Yo sé que mi redentor vive, y que al final triunfará sobre la muerte.
Job 19:25

No les tengas miedo —le dijo el Señor a Josué—, porque te he dado la victoria. Ni uno de ellos podrá hacerte frente.
Josue 10:8

Tu sol nunca se pondrá; tu luna nunca descenderá. Pues el Señor será tu luz perpetua. Tus días de duelo llegarán a su fin.
Isaias 60:20

No temas ni te desalientes, porque el propio Señor irá delante de ti. Él estará contigo; no te fallará ni te abandonará.
Deuteronomio 31:8

En mi angustia oré al Señor, y el Señor me respondió y me liberó.
Salmos 118:5

Te invoqué, y viniste a mí; «No temas», me dijiste. Tú, Señor, te pusiste de mi parte y me salvaste la vida.
Lamentaciones 3:57-58

Cuando te llamé, me respondiste; me infundiste ánimo y renovaste mis fuerzas.
Salmos 138:3

Ustedes quédense quietos, que el Señor presentará batalla por ustedes.
Exodo 14:14

El Señor es como un padre con sus hijos, tierno y compasivo con los que le temen.
Salmos 103:13

En un solo día la conquistaron y destruyeron a todos a filo de espada, tal como lo habían hecho con Laquis.
Josue 10:35

El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi salvador; mi Dios es mi roca, en quien encuentro protección. Él es mi escudo, el poder que me salva y mi lugar seguro.
Salmos 18:2

Reconstruirán las ruinas antiguas, y restaurarán los escombros de antaño; repararán las ciudades en ruinas, y los escombros de muchas generaciones.
Isaias 61:4

Entrégale tus cargas al Señor, y él cuidará de ti; no permitirá que los justos tropiecen y caigan.
Salmos 55:22

Por la fe conquistaron países, impartieron justicia, recibieron lo que Dios había prometido, cerraron la boca de los leones.
Hebreos 11:33

No tendrá temor de malas noticias; Su corazón está firme, confiado en Jehová.
Salmos 112:7

Entonces las jóvenes danzarán con alegría, y los jóvenes junto con los ancianos. Convertiré su duelo en gozo, y los consolaré; transformaré su dolor en alegría.
Jeremias 31:13

Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas;
Salmos 34:19

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
S. Mateo 6:26

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Filipenses 4:13

Es él quien me arma de valor y endereza mi camino;
2 Samuel 22:33

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
Efesios 6:10

Dijo: Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador
2 Samuel 22:2

¡Refugiaos en el Señor y en su fuerza, buscad siempre su presencia!
1 Crónicas 16:11

Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas.
2 Corintios 10:4

 

¿Qué versículos agregarías a esta lista?

También te puede interesar:

Versículos Bíblicos para Jóvenes

¿Cuáles son los dones del Espíritu Santo

Versículos de Sanidad para los Enfermos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *